Bartotomé Mitre 514





No hay que pensar que este singularísimo edificio que albergaba la sede la la sociedad Bello y Reborati, estaba ocupada solamente por ésta.
Se trata de un edificio de apartamentos con entrada por la calle Bartolomé Mitre, y la firma ocupaba la planta baja con entrada por la calle Cerrito.
Son cinco niveles, uno más pequeño bajo el mirador y el mirador desde donde se sigue teniendo una muy buena vista de la bahía, y toda la Ciudad Vieja. 





Originalmente el edificio tenía un esgrafiado en estas bandas que fueron pintadas de color rojo. Ver entrada correspondiente. Debajo de los antepechos de los balcones del cuarto nivel, aparecen unos bravos águilas, y bajo las ventanas del  tercer nivel, unos rectángulos policromados.


Son tres apartamentos por piso, cada uno de ellos de 100m2 aproximadamente. 



El cielorraso de los aleros también tenía unas interesantes policromías que sufrieron un cierto deterioro con el tiempo, que lamentablemente fueron borradas y pintadas de azul aunque se conservan imágenes detalladas para reconstruirlas si se pudiera. También las había que había bajo el alero que rodea el quinto nivel.




Las bandas esgrafiadas fueron pintadas de rojo sangre (tierra de colores) en su totalidad, sin mantener un segundo color, no permiten casi ver el diseño. Tal vez se optó por esta solución porque tampoco se reconstruyó el diseño en las partes en que el paramento había caído. 
Se conservaron (aparentemente intocadas) las policromías de las fachadas. 



Restaurar según el diccionario es: Volver a poner una cosa en el estado o circunstancia en que se encontraba antes.
Da la impresión de que no hay ya en el país, artesanos con las capacidades de los especialista italianos y españoles de hace ochenta años, o por lo menos no hay fondos suficientes para pagarles o para traerlos del exterior.

Fotos Minnie