Juan Benito Blanco 646


La casa está deshabitada desde hace tiempo. Pero no faltará quien sostenga que una misteriosa presencia atisba desde las rendijas de las cortinas de madera. 


Una casa desarrollada en tres niveles pero con escasos metros de frente. La concepción es bastante original dentro de la producción de la firma, pero no demasiado afortunada.

Escasos elementos ornamentales, y un mantenimiento insuficiente conspiran aun más al lucimiento del inmueble.




De estas tomas interiores son destacables los zócalos de cerámica vidriada, en uso en esa época, aun en las habitaciones con parqué de pino tea.





Balcón como para dar dircursos sobre la puerta de ingreso de doble hoja. A la derecha un ventanuco para mirar hacia 21 de Setiembre. En el medio un farolito casi chino, que ha iluminado muchos inviernos


Fotos Minnie

Colaboración Gaspar Inn