Leopoldo Tosi



Alberto Reborati, trabajo por un no muy largo período de tiempo en el estudio del arquitecto, o más bien ingeniero, Leopoldo Tosi.
En esa época era éste uno de los más destacados proyectistas y constructores, y si bien el estilo de Reborati no parece haber sido influenciado por el  de Tosi (inclinado a veces al modernismo y al art nouveau y al clascismo en otras) seguramente aportó algún tipo de know-how sobre el complejo mecanismo de la industria de la construcción.

Esa es la razón por la que parece oportuno incluir este vistazo sobre la obra de Tosi, un uruguayo nacido de padres italianos en 1875 y que en 1903 egresó de la Facultad de Matemáticas.

Desde temprano tuvo importantes clientes como el entonces ministro, presidente del Partido Colorado y futuro presidente de la República Claudio Williman.

Esta fotografía, coloreada a mano, permite apreciar la casa Williman recién inaugurada y su despojado entorno, cosa que como se ve en las tomas que siguen hoy ya no es posible.


La construcción de Avda. Brasil y Ellauri hoy rodeada de altos edificios,  ha tenido con el tiempo diversos destinos: un colegio, una residencia de ancianos, una heladería y desde hace unos años un gimnasio.


Hoy diríamos que las vidrieras art-nouveau, no pegan demasiado con el resto de la casa, pero contribuían a sumar color a las ya de por sí coloreadas fachadas.


La casa fue terminada en 1907 con Williman como presidente de la República.

Del mismo año es el dispensario Joaquín de Salterain en la calle Magallanes  entre Guayabo y José E. Rodó.


Aquí el proyecto con ornamentos vegetales apunta más bien al clasicismo, al igual que el edificio de la foto que sigue correspondiente a la sede de la Intendencia de Tacuarembó.


La fachada original estaba terminada en imitación (piedra Paris) por lo que el colorido aspecto actual no se corresponde con la idea de Tosi.

Un muy notable  proyecto en el interior de Uruguay, es el Teatro Macció en San José de Mayo.



El teatro que ha sido recientemente restaurado, posee una muy buena acústica.

Foto Enrique López.

Volviendo a Montevideo, otro edificio que también ha recuperado sus esplendores y pasados brillos, es el Hotel Cervantes en la calle Soriano.






Culminamos esta brevísima reseña con el destacado edificio encargado por la óptica e importadora Pablo  Ferrando, hoy ocupado por la librería Puro Verso en la peatonal Sarandí.


El edificio fue inaugurado en 1917, proyectado y construido en la época en que Reborati se vinculó al estudio de Tosi.
Años más tarde se encontrarían nuevamente en la obra del Mercado Modelo, para la  que Tosi calculara la estructura metálica del techo y que Bello y Reborati construyera según proyecto de Gualberto Rodríguez Larreta.



El edificio de estilo particularmente elegante, se destaca por su fachada casi totalmente vidriada, lo que permite una abundante entrada de luz.