Pocitos ayer y hoy


Decía Manrique Cualquier tiempo pasado fue mejor, frase que los nostálgicos han repetido millones de veces, pero con perdón de éstos, no parece ser demasiado cierta.

Tampoco  en lo que se refiere al montevideano barrio de Los Pocitos, y a su pasado que tantos añoran, cuando los edificios altos se podían contar con los dedos de una mano.

Es notorio que la empresa Bello y Reborati, fue un importante factor para que la zona se desarrollara como barrio residencial de clase media, en las décadas de 1920 y 1930.  



Precisamente, esta foto aérea muestra  parte de Pocitos en una fecha no precisada, pero anterior a 1935, año en  que el hotel fue eliminado las arenas de la costa.
La calle más importante es Br. España, paralela a ésta hacia la derecha la actual Scoseria, y cruzándolas, desde la parte inferior de la foto, Ellauri, Berro, Tomás Diago, continuada en chanfle por Gadea, y Roque Graseras. Benito Blanco, se intuye pero no se ve.
Avda. Brasil, igualmente apenas se deduce, pero se ve claramente que el edificio El Mástil (el de El Expreso) no está construido.
Datemos pues la foto en los alrededores de 1930.

Marcadas en rosado fuerte, aparecen las casas construidas por Bello y Reborati que aun permanecen hoy. Hay que aclarar que la zona que ha conservado más casas de la firma, comienza en las manzanas que seguirían a la parte derecha de la foto.

Carecemos en este momento de datos precisos respecto a cuántas otras de las que allí se ven, y que luego fueran demolidas, eran de la firma, o cuántas Bello y Reborati construyó a posteriori y corrieron igual suerte.

En la foto se notan aun, más o menos un 30%, de terrenos por construir.
 Ahora bien, en el momento en el que el  fotógrafo sobrevoló la zona, ¿era ésta un Edén?

Ya se mencionó la gran cantidad de espacios vacíos, éstos no ayudarían para nada a un entorno cómodo y placentero.
Luego, no se ven árboles, excepto los plantados en Ellauri.  Pocitos no tenía aun el invalorable adorno natural que constituyen miles de ejemplares que crecen en aceras y espacios abiertos.
Si no había árboles, tampoco pájaros.

En todo este espacio se ven siete automóviles, seis plácidamente estacionados, y solamente uno circulando.
Más de uno considerará esta situación como una bendición, y efectivamente podría en principio considerársela  de esa manera, pero los autos con sus colores, movimiento y ruido contribuyen sin duda a animar las calles.

Las mañanas de Navidad y año nuevo, cuando  el tránsito tiene una densidad parecida a la de 1930, por más que al principio uno reciba una cierta sensación de paz y tranquilidad, esa sensación rápidamente se convierte en tristeza.

Veamos estas otras tomas comparadas, que son de suyo elocuentes: el primer par corresponde a Br. Artigas y Fco. Solano García (Club de Golf) mirando por la primera hacia el norte.
El segundo a la tranquila zona de Santiago Vázquez y Masini.









Aclaremos que la foto actual de Br. Artigas fue tomada la tarde del día de Navidad de 2012, por eso no se aprecia circulación. 
Se hace dificil recrear exactamente el mismo ángulo de la toma fotográfica antigua, sobre todo por la vegetación que fue creciendo a lo largo de los años. Además el sistema de enfoque de cámaras de época y tecnología tan diferentes distorsionan también la imagen de formas diferentes.

Ahora, opine el lector, cuál de los dos escenarios le parecería mejor para vivir…

Hay que reconocer sin embargo, que este maniqueo planteo es tramposo. 

Sin duda, en la década de 1950, cuando los árboles habían crecido y daban cabida a miles de pájaros, se levantaban casas en todos los solares, y los automóviles eran muchos más, Pocitos era un barrio realmente atractivo, lindo para vivir y demandado.

Por eso se comenzaron a construir en él, numerosos edificios de apartamentos. 

Si a nadie le hubiera gustado el barrio, Pocitos hubiera ido apagándose como tantos otros,  y las casas de Bello y Reborati, mostrarían la misma decadencia que las que quedaron en zonas que no tuvieron la misma suerte.

Otra cosa hubiera sido que la Intendencia Municipal, hubiera velado a tiempo para que Pocitos fuera zona residencial con viviendas de no más de nueve metros de altura, como ocurrió en Carrasco. 

Pero eso no pasó. 

Decía otro poeta, J. M. Serrat,  Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio



21 de Setiembre y Berro




Avda. Brasil y Ellauri




Br. España a la altura de El Ombú



21 de Septiembre y Benito Blanco. Vilamajó estaría contento...



Solano Antuña entre Benito Blanco y J. M. Vidal

Fotos actuales Minnie. Históricas archivo I. de M.