Tomás Diago 765


Esta es una casa que a nadie deja indiferente. Hay quien la considera entre las mejores de Alberto Reborati, y quien la ve como demasiado grave, pesada o como una melange caótica y poco graciosa de diversos estilos.












Del mismo modo, las tomas interiores muestran una disposición muy tradicional, que contrasta con los criterios más modernos que en general usaban los proyectistas. Evidentemente el comitente tenía gustos muy tradicionales, el exterior ya lo adelantaba.
Es de hacer notar que la casa conserva los elementos originales, por ejemplo los radiadores de calefacción de hierro fundido, o los zócalos de cerámica vitrificada.
Algunos pisos con baldosas al gusto de la época.














Fotos Minnie